Desde que nuestros antepasados comenzaron su andadura por éste mundo, quedó claro que se trataba de seres eminentemente sociales. Les gustaba estar juntos, y lo necesitaban. Estando agrupados les resultaba