“El Pepe y la Pepa” o cómo se fragua la violencia de género