';

Superación Personal

Superación Personal

Autor: Montserrat Sanz García

A lo largo de ésta serie de artículos  hemos visto la importancia de la Autoestima, como se encuentra en la base de gran parte de los problemas emocionales que se presentan en consulta y también como es posible trabajar en aquellos aspectos que favorecen su desarrollo; esto es, hemos visto que es posible mejorarla y con ello superar muchos de los inconvenientes que se presentan cuando es baja. El siguiente cuadro, quizá sirva como resumen de lo que hemos tratado.

1. Convertir lo negativo en positivo: Pensar en positivo, invertir todo lo que parezca mal o que no tiene solución por algo alternativo, ayuda a generar emociones positivas y mejor estado de animo:
Pensamientos negativos «No hables»
«¡No puedo hacer nada!»
«No esperes demasiado»
«No soy suficientemente bueno»
Pensamientos alternativos«Tengo cosas importantes que decir»
«Tengo éxito cuando me lo propongo»
«Haré realidad mis sueños»
«¡Soy bueno!»
2. No generalizar No generalizar a partir de las experiencias negativas que podamos tener en ciertos ámbitos de nuestra vida. Debemos aceptar que podemos haber tenido fallos en ciertos aspectos; pero esto no quiere decir que en general y en todos los aspectos de nuestra vida seamos “desastrosos”.
3. Centrarnos en lo positivo En conexión con lo anterior, debemos acostumbrarnos a observar las características buenas que tenemos. Todos tenemos algo bueno de lo cual podemos sentirnos orgullosos; debemos apreciarlo y tenerlo en cuenta cuando nos evaluemos a nosotros mismos.
4. Hacernos conscientes de los logros o éxitos Una forma de mejorar nuestra imagen relacionada con ese “observar lo bueno” consiste en hacernos conscientes de los logros o éxitos que tuvimos en el pasado e intentar tener nuevos éxitos en el futuro. Si se intenta, todos podemos recordar algún éxito, algo que nos ha salido bien durante el pasado año. Todos podemos y debemos reconocer en nosotros la capacidad de hacer cosas bien en determinados ámbitos de nuestra vida y que debemos esforzarnos por lograr los éxitos que deseamos para el futuro.
5. No compararse Todas las personas somos diferentes; todos tenemos cualidades positivas y negativas. Aunque nos veamos “peores” que otros en algunas cuestiones, seguramente seremos “mejores” en otras; por tanto, no tiene sentido que nos comparemos ni que, nos sintamos “inferiores” a otras personas.
6. Confiar en nosotros mismos Confiar en nosotros mismos, en nuestras capacidades y en nuestras opiniones. Actuar siempre de acuerdo a lo que pensamos y sentimos siendo fieles a nosotros mismos, sin preocuparnos excesivamente por la aprobación de los demás, por lo que piensen o digan de nosotros y/o de nuestros comportamientos. No podemos gustar a todo el mundo, igual que no todas las personas nos gustan a nosotros. Por ello ajustar nuestros comportamientos a “lo que creemos” les puede gustar a otros nos llevará a una continua frustración.
7. Aceptarnos a nosotros mismos Siguiendo con lo anterior, es fundamental que siempre nos aceptemos. Todos hacemos cosas bien y cometemos errores, pero ninguna de las dos cosas determina nuestro valor como personas. Somos únicos e irrepetibles y por ello valiosos independientemente de lo bien o mal que nos salgan las cosas.
8. Esforzarnos para mejorar Conociendo nuestros “puntos flacos” y aceptando su existencia, superarnos en aquellos aspectos de nosotros mismos con los que no estemos satisfechos, cambiar esos aspectos que deseamos mejorar nos ayuda a superarnos personalmente y a la vez a reforzar la mejora de la autoestima. Para ello es útil que identifiquemos qué es lo que nos gustaría cambiar de nosotros mismos o qué nos gustaría lograr, luego debemos establecer metas a conseguir y esforzarnos por llevar a cabo esos cambios.

De alguna manera hemos ido tratando cada uno de los puntos del cuadro anterior, pero nos gustaría detenernos ahora en el último de ellos.

Ya hemos visto anteriormente, que del autoconocimiento y una correcta autovaloración parte la capacidad de plantearnos qué cosas nos gustan de nosotros mismos y cuales nos gustaría modificar. Cuando esto ocurre, es decir cuando somos conscientes de qué es lo que queremos cambiar y NOS SENTIMOS CAPACES de hacerlo, es cuando podemos iniciar el camino de la superación personal, de la mejora de nosotros mismos.

superacion

Evidentemente y puesto que nuestro YO, nuestras actitudes y comportamientos no se han establecido de la noche a la mañana sino que son el producto de toda una historia de aprendizaje, etc.…no podemos pretender cambiar todo lo que no nos gusta ya y de forma global. Existen muchos comportamientos que cuando somos capaces de modificarlos, directa o indirectamente modifican otros (por ej. cuando aprendemos cómo ser asertivos y lo practicamos, es muy probable que nuestras relaciones sociales mejoren…), pero lo adecuado es abordar cada uno por separado, teniendo en cuenta una serie de cuestiones que vamos a señalar…una estratégia de abordaje; que no es otra cosa que elaborar proyectos de superación personal. Para hacerlo de una forma adecuada debemos tener en cuenta:

1. Plantear una meta clara y concreta.

Una “meta” puede ser cualquier cosa que se desee hacer o conseguir. Plantearse una meta de forma clara y concreta ayuda a tener éxito porque nos ayuda a identificar lo que queremos conseguir

Es importante que sea una meta:
– SINCERA, que sea algo que realmente queramos hacer o deseemos alcanzar.
– PERSONAL, que no sea algo que venga impuesto por otro/s desde fuera.
– REALISTA, que nos permita su consecución en un plazo relativamente corto de tiempo (unas cuantas semanas a lo sumo).
– DIVISIBLE, que podamos determinar los pasos o cosas que hemos de hacer para conseguirla.
– MEDIBLE, que podamos comprobar lo que hemos logrado y lo que nos falta para alcanzarla.

Por ejemplo

– Obtener una buena nota en una asignatura
– Ser más popular
– Llevarse bien con los hermanos
– Hacer deporte
– Ahorrar dinero…serían algunos objetivos que cumplirían los anteriores requisitos.

 2. Establecer las tareas que se deben realizar para lograrla.

Pensar en lo que hay que hacer para conseguir nuestra meta. No todo se consigue en un día; para conseguir mejorar en cualquier aspecto que nos propongamos se tiene que hacer pequeños esfuerzos día a día.

Es como en una carrera ciclista, todos quieren llegar a la meta pero para eso tienen que pasar las distintas etapas.

 3. Organizar las tareas en el orden en que se deben realizar.

Si se  llevan a cabo todas las tareas al mismo tiempo, lo más probable es que no se consiga nada. Para lograr una meta es, por tanto, necesario ordenarlas y establecer un plan de trabajo.( después veremos un ej.)

Ordenar lo que hay que hacer de forma lógica, según la secuencia temporal en las que se tengan que realizar (para hacer una casa antes del tejado habrá que hacer los cimientos) o, empezar por las tareas más sencillas y que requieran menos esfuerzo, dejando para el final las más difíciles o costosas, son formas de organizar lo que tenemos que hacer de una forma racional y asumible.

 4. Ponerlas en marcha y evaluar los logros que se vayan consiguiendo.

Una vez elaborado el proyecto personal hay que comprometerse con él y ponerlo en práctica. Para llegar a conseguirlo es importante ir evaluando los esfuerzos realizados. Esto puede ser difícil hacerlo uno mismo, pero es relativamente sencillo si se pide a un familiar o a un amigo que nos ayude a evaluar nuestros progresos.

Veamos de forma gráfica a partir de un ej. lo que hemos dicho hasta ahora:

Ejemplo de Proyecto Personal

1. Meta: Superar la timidez.

2. Tareas para conseguirlo:

– Saludar a gente que conozcas
– Unirse a grupos de compañeros en el recreo
– Iniciar conversaciones con compañeros
– Iniciar conversaciones con desconocidos
– Hacer preguntas al profesor

3. Organización de las tareas (empezar por lo más fácil y avanzar hacia las tareas más difíciles)

De ésta manera dando pequeños pasos día a día, se irán materializando los cambios que nos hemos propuesto como objetivo y nos sentiremos aún mejor al comprobar que somos capaces de conseguir aquello que nos propongamos si lo hacemos de forma adecuada. Nuestra autoestima, por tanto, saldrá reforzada de ésta tarea.

 

 

 

admin

Leave a reply