La familia es el primer núcleo social en que se desenvuelve la persona. Fuente de protección, apoyo y refugio, pero también de desencuentros, rechazos y conflictos. Las relaciones dentro del núcleo familiar tienen unas dinámicas propias que funcionan como un sistema, de manera que actúan sobre cada miembro del grupo familiar pero a la vez deben considerarse desde el concepto del «todo». Ambos aspectos deben evaluarse para entender la dinámica familiar y detectar, si es el caso, dónde y cómo debe intervenirse para mejorar las relaciones entre los miembros y que el núcleo familiar cumpla el papel que estos quieran que cumpla.

Nuestro objetivo es la familia y la interacción entre sus miembros. Se trata de crear una nueva manera de vivir.

Es importante apoyar a la familia para conseguir mejorar la comunicación y resolver los conflictos entre ellos, posibilitando que los miembros de la familia puedan usar más eficientemente sus recursos a la hora de gestionar sus emociones y su relación, así como facilitar el desarrollo de estrategias de afrontamiento y habilidades de resolución de problemas ante diferentes dilemas y situaciones de la vida

Nuestro papel es el de mediador manteniendo una visión objetiva y neutral a fin de ayudar a mejorar el funcionamiento de la familia.

 

«No le evitéis a vuestros hijos las dificultades de la vida, enseñadles más bien a superarlas».
Louis Pasteur