Skip to main content
625 90 79 49 / msgpsicologia2@gmail.com
Blog
Por qué ha aumentado la violencia sexual y de género

Por qué ha aumentado la violencia sexual y de género

 |  MSG Psicología

En la actualidad es muy frecuente escuchar o leer en los medios de comunicación; noticias, artículos o enunciados referidos a la violencia machista, de género, sexual… Forma ya parte de nuestras conversaciones porque de uno u otro modo afecta de forma transversal a toda la sociedad, conectando con temas políticos, económicos, penales… Pero: ¿Por qué ha aumentado la violencia sexual y de género?

Responder a esta pregunta no es sencillo porque se trata de un problema en el que son muchos los factores a tener en cuenta: aspectos culturales, educativos, penales, sociales…, todos ellos complicados de abordar.

La violencia hace referencia al uso de la fuerza y/o coacción de cualquier tipo para conseguir un fin, especialmente para dominar a alguien o imponer algo. Es un acto que viola la libertad de otra persona y puede ser de tipo sexual, físico, psicológico y/o económico. Durante mucho tiempo se consideró que había violencia cuando ésta se manifestaba a través de la agresión física. Afortunadamente, con posterioridad, se entendió que la violencia psicológica es tan lesiva o más que la física y se incluyó dentro del concepto de violencia de género. Y es que las amenazas, humillaciones, desprecios, insultos, chantajes…no dejan una marca en la piel pero sí en la autopercepción de la víctima; siendo más difíciles de recuperar que un hueso roto.

Lo mismo ha ocurrido con respecto a la violencia sexual. Se ha pasado de considerar que existía cuando se producía una violación a incluir dentro del concepto los comentarios, insinuaciones no deseadas, tentativa de consumar un acto ejercidos mediante la coacción.

En la violencia de género , la violencia se ejerce en función del sexo. Es decir, se da contra un colectivo concreto (la mujer) en función de su sexo/género. Es el hecho de pertenecer a un genero concreto el que favorece ser posible víctima de violencia por parte del otro género (masculino).

Tradicionalmente el genero masculino representaba la figura autoritaria y dominante con funciones de sustento económico y proveedor, estable emocionalmente y “educador” (en cuanto a que era quien marcaba limites y normas y se encargaba de hacerlas cumplir)

El rol femenino en cambio, se centraba en las funciones de sustento emocional, afectivo y de cuidado, gestión del hogar, dedicación en tiempo completo al correcto funcionamiento familiar tanto de origen como del cónyuge, inestable emocionalmente y “educable” (su pareja podía/debía corregir sus actitudes y comportamientos si los consideraba inadecuados). Estos roles han explicado y servido de justificación a la aplicación de actos violentos sobre la mujer durante mucho tiempo. Pero con el paso del tiempo los roles de género han ido cambiando, la masculinidad ha perdido su hegemonía y su propia identidad, y nos encontramos con muchos hombres que aún pretenden que los viejos hábitos sean eficaces en estos nuevos tiempos en que las mujeres se han colocado a su mismo nivel. Hablar por tanto de los roles que la sociedad ha ido formando y cambiando a lo largo de la historia tendría sentido para entender el aumento de la violencia machista.

Estos roles serían los pautados para personas adultas, enmarcadas en relaciones heterosexuales. Y los/as niños/as también estarían educados de manera diferenciada para que de mayores pudieran desarrollar correctamente sus roles adultos/as.

En este contexto, la violencia estaría aceptada socialmente como herramienta educativa, tanto para marcar a los/as hijos/as lo adecuado, como para marcar a la mujer en el mismo sentido.

Ante la rebelión de muchas mujeres ante este rol impuesto, se intenta corregir con más violencia. Por lo que la violencia machista siempre ha sido un hecho existente social (y aceptado con anterioridad), y por tanto, en aumento en torno a la rebelión de la mujer buscando la igualdad en los roles sociales de género.

Visibilizar conductas que estaban socialmente aceptadas conlleva la tarea de identificar aquellas conductas violentas que han estado normalizadas durante mucho tiempo.

En la actualidad, podríamos hablar de que hay una mayor visibilidad, lo que conlleva a un posible aumento de las denuncias. Un cambio de leyes que genera mucha confusión ante la complejidad legislativa…

Estamos ante una crisis de gran magnitud donde el cuestionamiento de las funciones de los roles de género nos llevan a un desconcierto, que a pesar de las buenas intenciones sociales de establecer roles más equitativos siguen despertando mucho caos que se refleja en nuestras relaciones y educación, principalmente.

Lo importante a tener en cuenta ante cualquier crisis es que las herramientas antiguas no funcionan y las nuevas están por descubrir, por lo que tener paciencia y ver esta etapa como una etapa de oportunidad al cambio y a la mejora, será la posición en la que todas las personas podremos encontrar una posición en sintonía ante el desconcierto de todas.

Lo más visto

Categorías

Etiquetas

Artículos más leidos

¿Influye el porno en la sexualidad?

En la actualidad, genera debate qué acceso tienen en especial púberes y adolescentes a contenido…

Por qué ha aumentado la violencia sexual y de género

En la actualidad es muy frecuente escuchar o leer en los medios de comunicación; noticias, artíc…

La Frustración: sus impactos en la vida cotidiana

La frustración, esa emoción intrincada que todos experimentamos en algún momento de nuestras vid…

Duelo: aceptar la pérdida

“Uno no es adulto verdaderamente, hasta que pierde a sus padres. De eso me di cuenta el día en q…

Aprendiendo de nosotros mismos

Hacia mucho que no tenía tiempo de escribir artículos en mi blog. Siempre iba “a la carrera” con…

Los Turpin: el rostro del mal

El caso de los 13 hijos de la familia Turpin ha conmocionado al mundo. Analizamos el caso de los …