Skip to main content
625 90 79 49 / msgpsicologia2@gmail.com
Blog
Lo que nos viene: La Inteligencia Artificial (IA)

Lo que nos viene: La Inteligencia Artificial (IA)

 |  MSG Psicología

La Inteligencia Artificial lleva acompañándonos desde hace más tiempo del que pensamos. Los robots aspiradora, los de cocina, los asistentes de voz (Siri, Alexa…), los smartphones, aparatos y herramientas del ámbito sanitario y quirúrgico, dispositivos de GPS, drones… Todos estos recursos han ayudado al ser humano en su día a día favoreciendo el desarrollo de nuevas tecnologías y posibilidades para facilitar la vida diaria. Por ello, asustarnos ahora con la aparición de la IA, resulta pueril puesto que llevamos tiempo conviviendo con ella.

No obstante, las alarmas saltan cuando hablamos de que esta tecnología pueda ser aplicada como sustituto en tareas esenciales que los seres humanos desarrollamos en nuestro trabajo. Pensar que puedan sustituirnos en nuestra actividad diaria/trabajo genera una alarma comprensible porque nos lleva a una revolución en nuestro planteamiento económico comparable a la que se dio en la revolución industrial tras la aparición de las máquinas de vapor. Sin embargo, es impensable volver atrás. Plantearnos una vida sin lavadoras, frigoríficos u ordenadores resulta una distopía difícilmente asimilable. ¿Podríamos vivir sin todas esas cosas? …Por supuesto: el ser humano ha llegado donde ha llegado gracias a su capacidad de adaptación, y nos adaptaríamos a prescindir de todo aquello que nos facilita la vida. Otra cuestión es que estemos dispuestos a hacerlo y por qué.

El ser humano cada vez vive más años, y lo ha conseguido entre otras cosas porque ha ideado herramientas y maquinaria que facilitan gran parte de los trabajos físicos a realizar. Esto ha posibilitado también mayor disponibilidad de tiempo para el ocio y el autocuidado que, junto al avance de la ciencia médica, es la responsable de una mayor esperanza de vida y con una calidad mayor. Las tareas intelectuales han adquirido en la actualidad mayor preponderancia al no ser tantos los trabajos que requieran esfuerzo físico.

Y aquí aparece el temor a la IA. Porque a pesar de que está presente entre nosotros (como hemos dicho) desde hace un tiempo, ahora se abre la puerta a que determinadas actividades cognitivas/intelectuales puedan ser desarrolladas a partir de un software que pueda “pensar” y sustituir así a las personas.

Es cierto que las nuevas posibilidades nos enfrentan a un mundo complejo, con muchas variables dinámicas. Ya que, conforme los útiles son más complejos nuestro desarrollo e interacción también lo es, abriendo nuevos retos, caminos y también miedos.

El miedo más extendido en el presente es que los trabajadores que realizan tareas físicas/manuales sean reemplazados en su totalidad por robots. ¿es eso cierto?. No hay certeza de que esto vaya a ocurrir, sin embargo, todo se dirige hacia hacer una vida más cómoda para todos/as, por lo que probablemente las personas que hacen algún movimiento repetido en su jornada tendrán que reconvertir su actividad (tal vez deban supervisar la máquina, por ej.). Por lo que, en principio, lo que cambiarán serán los puestos de trabajo y la manera de desarrollarlos.

Temer el futuro es usual ya que lo desconocido nos plantea escenarios que aún no dominamos y nos generan incertidumbre. Sin embargo, vivir angustiados/as por el mismo no ayudará a que ese camino sea más seguro. Tendremos que confiar en nuestras herramientas para afrontar nuevas situaciones y en que nuestro yo del futuro será capaz de resolverlas.

Además, pensar en la amenaza que puede suponer la IA no le resta todas las posibilidades que supone en la mejora de muchos aspectos de nuestra vida. Alexa o Siri, o nuestros relojes inteligentes, forman parte de nuestro día a día y son dispositivos que nos permiten acceder a funciones beneficiosas para nosotros (pedir ayuda ante un accidente, localizar a alguien perdido…), suponiendo incluso en algunos momentos una herramienta para paliar la soledad, al permitir mayor interacción con familiares y amigos que están lejos.

Ya en 2013 la película “HER” ponía sobre el tapete muchas de las cuestiones que hoy ya no nos resultan tan novedosas.

La IA ha venido para quedarse. Nosotros hemos de decidir cómo y para qué utilizarla. Debe ser la ley la que regule el uso correcto sin perder de vista un código deontológico que nos proteja de un mal uso o abuso y permita que la IA siga favoreciendo nuestro día a día evitando atentar contra nuestra integridad física y/o psíquica. Conoce todos nuestros servicios de psicología para ver cual te podría ayudar.

Lo más visto

Categorías

Etiquetas

Artículos más leidos

¿Influye el porno en la sexualidad?

En la actualidad, genera debate qué acceso tienen en especial púberes y adolescentes a contenido…

Por qué ha aumentado la violencia sexual y de género

En la actualidad es muy frecuente escuchar o leer en los medios de comunicación; noticias, artíc…

La Frustración: sus impactos en la vida cotidiana

La frustración, esa emoción intrincada que todos experimentamos en algún momento de nuestras vid…

Duelo: aceptar la pérdida

“Uno no es adulto verdaderamente, hasta que pierde a sus padres. De eso me di cuenta el día en q…

Aprendiendo de nosotros mismos

Hacia mucho que no tenía tiempo de escribir artículos en mi blog. Siempre iba “a la carrera” con…

Los Turpin: el rostro del mal

El caso de los 13 hijos de la familia Turpin ha conmocionado al mundo. Analizamos el caso de los …