';

Instrumentos que fomentan la Autoestima I

Instrumentos que fomentan la Autoestima I

Como ya hemos visto en artículos anteriores, la valoración que hacemos de nosotros mismos, depende entre otras cosas de la manera en que integramos el medio que nos rodea a nuestra propia persona, en base a nuestras capacidades. Ocurre en muchas ocasiones que no consideramos eficaces nuestros comportamientos, que nos consideramos “incapaces”, bien porque no tenemos la capacidad de llevarlos a cabo de forma adecuada (por ej. si pretendemos pilotar un avión y no sabemos volar), o bien, y esto suele ser lo más frecuente, porque nos ponemos metas y/o exigencias difíciles de cumplir, sea de forma física(por ej. cuando nos imponemos estar en dos sitios distintos con un intervalo de media hora, teniendo que cruzar la ciudad) o psicológica

(llevar la casa, los niños, el trabajo…una sola persona no puede mantenerlo por mucho tiempo sin que haya un alto coste psicológico, por ej.).

Por tanto, el ser realistas en nuestras autoexigencias, poniéndonos metas fáciles y alcanzables a corto plazo, ayuda a que no se genere tensión y/o frustración, a que los refuerzos que recibamos sean mucho más probables y por tanto a que nos auto-valoremos de una forma más positiva. En éste sentido, nos puede ayudar de forma práctica el organizar nuestro tiempo y planificarlo de una forma adecuada y realista, aunque hay muchos más instrumentos que podemos utilizar para aumentar la autoestima y que veremos después.

  • La planificación. Organización del tiempo

Realizar aquellas tareas que nos hemos propuesto de forma eficaz y en el tiempo que esperábamos, nos ayuda a tener una buena consideración de nosotros mismos y nuestra competencia, y en consecuencia a aumentar nuestra autoestima.

Fundamentalmente nuestra organización del tiempo implica tener en cuenta tres aspectos: el trabajo, el tiempo dedicado a la casa y el tiempo libre. Es muy importante tener, en lo posible un cierto equilibrio entre las actividades que implican éstas facetas de nuestra actividad para encontrar el bienestar psicológico; y por ello, es importante que planifiquemos y organicemos el tiempo con antelación; lo que nos dará la posibilidad de anticipar las actividades, posibilitándonos la resolución de posibles problemas, y la sensación de que utilizamos nuestro tiempo de forma productiva y efectiva cubriendo todas las expectativas personales y laborales que tenemos sobre nosotros mismos.

            – Tiempo dedicado al trabajo

El tiempo dedicado al trabajo, en nuestro país, sigue siendo el que más horas ocupa a lo largo del día.

architect talking to investor over the blueprints

Esto no tiene porque ser necesariamente negativo, pues en la ocupación del tiempo lo importante es si es gratificante para la persona y si existe un equilibrio con otros aspectos vitales. Es decir, puede que para alguien a quien le guste su trabajo, sea más gratificante trabajar 10 h. diarias, que hacerlo durante 5h. en un trabajo que le disgusta. Aunque dicho esto, también hay que señalar que la realización de actividades variadas que cubran distintas facetas de nuestra vida (estar con amigos, viajar, pasear, etc…), nos hacen sentir mejor con nosotros mismos, al mostrarnos la variedad de actividades que somos capaces de realizar.

                  – Tiempo empleado en la casa

El tiempo empleado en las tareas del hogar también debe ser tenido en cuenta en nuestra organización del tiempo. Desgraciadamente, hoy en día, todavía el mayor peso y responsabilidad del hogar recaen en la mujer, quien en ocasiones se ve “superada” por ésta carga adicional a otros “trabajos”. Es frecuente, después de la jornada laboral, enfrentarse con otra jornada de poner lavadoras, planchar, comprar, cocinar, etc.…con lo cual el agotamiento físico y psicológico están asegurados a medio plazo. Además contra lo que cabría esperar paradójicamente, el tiempo dedicado al trabajo en el hogar ha aumentado. “Contra lo que se piensa, hoy se dedican más horas que antes a estas tareas”. La llegada de los electrodomésticos a los hogares, entre los años veinte y los sesenta, significó una reducción sensible del tiempo dedicado a actividades como lavar ropa o planchar. “Pero hay pruebas de que el tiempo dedicado al hogar ha sido constante, cuando no ha crecido. Las tareas del hogar tienden a ocupar todo el tiempo disponible”. Entre otras razones porque “la entrada de los electrodomésticos en el hogar se compensó con una creciente concienciación de la importancia de la limpieza y la nutrición de las familias”.

ama-de-casa

Existen varias opciones de resolución del problema, no todas al alcance de cualquiera (tener asistencia exterior, por ej.); pero lo que sí es fundamental es intentar planificarse (por ej. podemos plantearnos pasar el aspirador dos veces por semana en días concretos, limpiar el polvo otros días, etc.…), de forma que las tareas de la casa no sean una fuente de insatisfacción y negativismo en cuanto a lo que hacemos y a nosotros mismos.

          – Tiempo libre

Entramos en lo que teóricamente es uno de los aspectos más importantes y gratificantes en el empleo de nuestro tiempo. Y decimos teóricamente, porque en la realidad, muchas veces el ocio es un tiempo de conflictos. Se tiene poco tiempo para el mismo (aunque parezca lo contrario, el tiempo libre hoy en día ha disminuido de forma significativa.), intentamos realizar muchas actividades, compatibilizando los gustos de todos los miembros de la familia y no en pocas ocasiones acabamos en casa, enfadados y deseando que llegue el lunes para realizar las actividades rutinarias de cada día, que no nos obligan a ser creativos ni originales.

?????????

Planificar con tiempo la ocupación de nuestros momentos de ocio, dividiendo los mismos en las actividades que llevamos a cabo en solitario (por ej. leer) y las que queremos compartir con nuestra familia y amigos (salir a cenar), nos ayudará a cubrir todo el espectro de nuestras necesidades (el estar con la familia y amigos, realizar deporte, o actividades que nos gratifican personalmente) y a sacar más tiempo al estar previamente planificado.

Un aspecto importante, es saber cumplir ésta planificación; es decir mantener cada “tiempo para cada cosa” sin permitir que lo invadan los otros “tiempos”. (¿Podemos decir que disfrutamos de nuestro ocio, si continuamente atendemos en el móvil consultas del trabajo?)

  • Mecanismos que favorecen la planificación del tiempo

         – Establecer prioridades en las tareas

Identificar qué tareas son realmente importantes y/o prioritarias para ser realizadas en determinado momento, nos ayudará a plantearnos metas de realización objetivas basadas en la necesidad.

Por ej., establecer que a las 14 h. es más prioritario hacer la comida que pasar el aspirador, nos ayudará a decidir la actividad adecuada a ese momento.

       – Tener en cuenta la velocidad para realizar las actividades

A la hora de planificar las tareas, tenemos que tener en cuenta en base a lo que conocemos de nosotros mismos, la velocidad y/o capacidad para realizar determinadas actividades. Por ej. si sabemos que realizar un trabajo de literatura nos llevará 1 h. debemos tenerlo en cuenta para planificar el resto de las actividades

        – Manejo y utilización de la agenda

Es útil y muy efectivo ( a pesar de que tendamos a prescindir de ella confiando en nuestras capacidades memorísticas y planificadoras), el uso físico de una agenda. Escribir las actividades que tenemos que realizar a lo largo de la jornada y planificarlas teniendo en cuenta, prioridades, velocidad de ejecución y posibles imprevistos, nos ayudará a “estirar” nuestro tiempo. Además, nos permite tener una “constancia visual” y física de todo lo que realizamos a lo largo del día, lo que nos va a ayudar  a planificar de forma realista las actividades y a “darnos cuenta” de la cantidad de cosas que estamos capacitados para hacer.Agenda2

Un adecuado manejo de nuestros tiempos es uno de los instrumentos que nos pueden ayudar a trabajar nuestra autoestima. Pero es solo uno de ellos. En próximos artículos hablaremos de otros que deben tenerse en cuenta para aumentar la autovaloración.

Autor: Montserrat Sanz García

admin

Leave a reply