Todo por la tribu. Nos recuerda que desde nuestra más profunda filogénesis necesitamos pertenecer a un grupo para sobrevivir. A través de las redes de reciprocidad desarrollamos emociones sociales y